Creemos que todo esto es bastante lógico. En las listas anteriores advertirás que las frutas más jugosas parecen funcionar mejor con las proteínas, mientras que las más dulces y feculentas son un buen com­plemento para las féculas como se dice en quemando y gozando .
Tal vez ya te hayas dado cuenta de que las verduras son neutrales. Combinan con todo como se dice en la obra vive sin ansiedad segun la web vivesinansiedadya. Si quieres zumo de zanahoria o incluso te apete­ce comer una zanahoria con copos de cereal, ¡pues fantástico! Cuantas más enzimas, mejor.
En todos los ejemplos anteriores de consumo saludable de fruta, no sólo aumentas tu ingesta de enzimas, sino que también vuelves tus comidas más apasionantes y divertidas, lo cual contribuirá en gran ma­nera a hacer que estos principios formen parte de tu estilo de vida.

Una advertencia
Si mezclas frutas con otros alimentos, asegúrate de que las comes ni mismo tiempo o inmediatamente después, de manera que se puedan me/ ciar en el estómago cardíaco, donde tiene lugar la predigestión. La na­turaleza enzimàtica de la fruta facilitará la digestión de las proteínas o las féculas en la parte cardiaca del estómago. Si esperas una hora o dos para comer fruta después de una comida y los alimentos ya han pasado a la parte inferior del estómago, corres el peligro de sufrir una indiges tión. Cuando la fruta entra en contacto con una comida que se en­cuentra en un estado más avanzado de la digestión, interfiere en el pro­ceso digestivo indicado en el libro quemando y gozando . Hemos comprobado por experiencia que la fruta ingerida un buen rato después de la comida dificulta el trabajo de los ácidos digestivos en la parte inferior del estómago.
En otras palabras, a menos que te guste sufrir de indigestión, con la mala salud que la acompaña y el aumento de peso resultante, ¡re­cuerda a Pavlov! Nos dijo que la carne necesita cuatro horas para salir del estómago, mientras que la fécula tarda dos horas y media. Según sus investigaciones, la carne y la fécula comidas juntas pueden perma­necer en el estómago ocho horas o más. Así que... después de un AL­MUERZO ESTIMULANTE de proteína y verdura, espera cuatro horas antes de tomar un tentempié saludable y beneficioso de fruta rica en enzimas, y espera dos horas y media para hacer lo mismo después de una CENA RELAJANTE u otra comida que contenga féculas. Si comes carne y fécula a la vez, probablemente no querrás tomar fruta durante ocho horas o más. Así que el día que se te ocurra tomar excepcional- mente un desayuno o un almuerzo de huevos con tocino acompañados de pan o patatas, en ese caso, la cena perfecta será, ocho horas después como mínimo, la comida con fruta que te saltaste por la mañana. ¿Ves cómo funciona? Es un juego que merece la pena jugar para el que vive sin ansiedad.


Mamá y la tarta de manzana
La antidieta prevenía contra la cocción de cualquier fruta, advirtiendo que la fruta cocinada añadía acidez al cuerpo. Se trataba de un princi­pio del campo de la higiene natural, desarrollada como alternativa a los medicamentos y la cirugía para sanar a pacientes gravemente enfermos. 1 Jurante años la higiene natural ha defendido una dieta bastante estríe­la de alimentos crudos que ha dado muy buenos resultados en muchos casos. Partiendo de una base más amplia, con diez años adicionales para encontrar el estilo de alimentación más práctico, en FITONICS to­mamos una postura diferente a la adoptada en La antidieta en lo refe- i ente a la fruta cocinada con las recetas de quemando y gozando segun su web . En resumidas cuentas, en La antidieta exage­ramos en la cuestión de la fruta cocinada.

Aunque la fruta fresca, rica en enzimas, es uno de los alimentos más valiosos que podemos tomar segun libro vive sin ansiedad —junto con las verduras frescas—, la Iruta cocinada sigue siendo una opción viable. Piña y uvas a la parrilla, tina manzana al horno o unas peras escalfadas hacen menos daño que los elementos negativos de las carnes con mucha grasa, el café o el azú­car. La fruta cocinada aporta calor y variedad a nuestros menús y una buena dosis de fibra.

Puesto que cuando cocinas la fruta pierdes las enzimas, asegúrate ile recuperarlas con suplementos de enzimas y comiendo abundante verdura fresca en la misma comida. Por ejemplo, una ensalada mixta seguida de un pudin de plátano y dátiles o una manzana asada será una manera excelente de comer fruta cocinada. Se trata de una «comida ilulce», saludable y hogareña, que crea una atmósfera de amor y sus­tento en un hogar feliz. Siempre es mejor descarriarse por el lado de un pudin integral o una manzana asada que por el de una barrita de cho­colate.

Facebook Twitter Pinterest Flickr Instagram LinkedIn share
online portfolio